La depresión es un padecimiento que en la actualidad presenta una prevalencia que va del 15 al 25%1 afecta principalmente al grupo de adolescentes y adultos mayores, y aunque se puede presentar en otros grupos de edad, es en los grupos referidos en los que su prevalencia es mayor con las consiguientes repercusiones biopsicosociales.
Es importante  conocer  los  factores  que  influyen  en  el  estudiante  durante  su formación,      para                      favorecer                el    desarrollo    armónico   de    sus    competencias, habilidades,  valores  y  actitudes,  tendientes  a  la  autosuficiencia  intelectual, personal y social2 sabiendo de antemano que la depresión se presenta con mayor frecuencia  en  el  sexo  femenino,  estamos  conscientes  de  que  la  prevalencia probablemente se encuentre por arriba  de la media nacional en razón de que nuestra población estudiantil es predominantemente  del  sexo femenino. Por lo tanto, es de interés identificar en la población estudiantil esta problemática afectiva que indudablemente repercute en el rendimiento escolar de los mismos, sin dejar a un lado otros grupos de población.
enfer_estresEl Programa de Tutoría Personalizada implementada en la Universidad de Colima desde 1999, tiene como propósito fundamental acompañar al estudiante durante su formación profesional para incrementar su potencial humano en las diferentes áreas,el  cual  ha  favorecido  el  acercamiento  entre  los  docentes  y  alumnos, permitiendo un conocimiento mayor de las problemáticas de los estudiantes. Con base en este acompañamiento es que han sido identificados de manera individual, algunos alumnos con cuadro clínico de depresión, la cual  interfiere en mayor o menor medida en la formación de los mismos, con las repercusiones y el desgaste humano que ésta conlleva.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) la define como el más común de los trastornos mentales, afectando alrededor de 340 millones de personas en todo el mundo.
 
La  atención  del  adolescente  en  el  campo  de  la  salud  mental  constituye  una prioridad, la  depresión es un padecimiento frecuente que puede presentarse en todos los grupos de edad; su mayor prevalencia se observa en jóvenes de 15 a 19 años de edad y mayores de 65 años.4 Es sabido que laproblemática suicida en los adolescentes  representa  un  problema  de  salud  pública  en  varios  países  del mundo, y México no es la excepción.5 El suicidio es la tercera causa de muerte más frecuenteen los jóvenes de entre 15 y 24 años de edad, y la sexta causa de muerte entre los de 5 y 14 años.La incidencia de depresión en adolescentes en Puerto Rico  es de 4.6%, en Nueva Zelanda 12.6%, Edmonton Canadá 8.6%, Korea 3.6%, Taiwán 1.1% y en México la prevalencia de trastornos depresivos es de 12%.7 Por lo general, la enfermedad  depresiva prolongada comienza en la adolescencia  o  en  la etapa de adulto  joven. Alrededor  del  15  a  20%  de  los adolescentes  en  Estados  Unidos  ha  experimentado  un  episodio   severo  de depresión. Las adolescentes presentan el doble de posibilidades de experimentar depresión;  entre  los  factores  de  riesgo  se  encuentran  eventos  de  la  vida generadores de  estrés, en particular la pérdida de un padre por muerte o por divorcio,       abuso                     infantil,      atención                  inestable,             falta           de                habilidades                      sociales, enfermedad crónica y antecedentes familiares de depresión.

Los cambios hormonales que aparecen en la pubertad aumentan la frecuencia de depresión en la mujer y, en sujetos con personalidad limítrofe o dependiente, así como en aquellos que abusan de alcohol u otra droga, adolescentes embarazadas y      adolescentes                    obesos.        La      mayoría             de              los   episodios depresivos                   son desencadenados por eventos existenciales.

Las adolescentes tienden a reforzar los sentimientos de depresión, lo que puede contribuir a mayores y más prolongados períodos de depresión, en ambos sexos su auto evaluación  negativa  es importante en el desarrollo de la enfermedad y retrasa la recuperación.

Clasificación: la depresión se clasifica como primaria o secundaria según sea el trastorno  principal o consecuencia de un problema médico, depresión mayor o

 
distimia según si cumple con los criterios DSM-IV-TR para el trastorno, endógena o exógena según la causa desencadenante.

Etiología: es multicausal, factores de tipo biológico, genético y psicosociales. Existen varias teorías sobre las distintas patogenias de la depresión como son: la teoría de los neurotransmisores,  teoría de los receptores, teoría psicoanalítica, teoría del comportamiento y teoría cognitiva. La consideración de estas teorías es importante para el tratamiento de la depresión, ya que permite combinar el manejo psicofármacológico con los psicoterapéuticos.

Expresión clínica: síntomas afectivos, somáticos, psicomotores y psicológicos. Tanto los grados  de  depresión como los de manía oscilan de leves a severos. Algunos de los síntomas de depresión en los adolescentes son, estado de ánimo depresivo o irritable, tristeza, sentimientos de minusvalía, cambios en los hábitos alimenticios y del sueño.10 Los niños y adolescentes  con  mala conducta en la casa y la escuela pueden estar sufriendo depresión sin que nadie se dé cuenta de ello.11 En algunos sujetos con episodios leves la actividad puede parecer normal, pero a costa de un esfuerzo muy importante. El humor deprimido y la pérdida de interés o satisfacción son los síntomas clave de la depresión juvenil, la cual genera conflictos familiares que suelen expresarse como irritabilidad ante los padres, con la consecuente alteración en la relación que  se torna disfuncional, generando conflictos académicos que conllevan a una disminución del  rendimiento escolar que los padres no toleran, lo cual agrava el problema. Olmedo-Buenrostro BA, et al; Prevalencia y severidad de depresión en estudiantes

La característica esencial de un episodio depresivo mayor es un período de al menos dos  semanas, durante el cual hay un estado de ánimo deprimido o una pérdida de interés o placer en casi todas las actividades.

Diagnóstico: El diagnóstico oportuno del trastorno depresivo es imperativo para evitar sufrimiento prolongado y posibilidades de suicidio.

Con respecto a la gravedad de la depresión se considera leve, mínima o ligera; moderada, marcada o grave; severa o extrema; la gravedad de los síntomas y el grado de incapacidad funcional y malestar es con base al número de síntomas de los criterios. Los episodios leves se caracterizan por la presencia de sólo cinco o

 
seis síntomas depresivos con una incapacidad leve o una capacidad funcional normal, pero a costa de un esfuerzo importante e inhabitual. Los episodios graves sin  síntomas  sicóticos  se  caracterizan  por  la  presencia  de  la mayoría  de  los síntomas y por una incapacidad evidente y observable. Los episodios moderados tienen una gravedad intermedia entre los leves y los graves.
About these ads